Prórroga

Prórroga

Esto es Rostock, Lüttenklein, marzo de 1991.

Rainer Kirsch

 

Para poder hablar más tarde, callamos.
Enseñamos a nuestros hijos a callar
Para que ellos puedan hablar más tarde.
Nuestros hijos enseñan a los suyos a callar.
Nosotros callamos y aprendemos todo,
Luego morimos.
También mueren nuestros hijos. Después
Mueren los hijos de éstos, no sin antes
Haber enseñado a nuestros bisnietos todo
También a callar, para que puedan ellos
Hablar algún día.
Este, decimos, no es el momento de hablar.
Es lo que enseñamos a nuestros hijos
Estos a los suyos
Estos últimos a los propios.
Ya llegará el día, pensamos.

 

1971

 

publicado en  la revista, Suntuas Académicos, núm. 6, noviembre-diciembre de 1991. Traducción de Enrique Martínez Pérez.