El mapa global de la energía

ciencia

El mapa global de la energía

La energía desempeña un papel particular en el mundo, asegurando el poderío militar y el desarrollo económico de la naciones, la movilidad de bienes y de personas y el bienestar general de las poblaciones. Su precio, particularmente en el caso de los hidrocarburos, depende sobre todo del equilibrio existente entre oferta y demanda a nivel mundial: es un elemento clave para la economía de numerosos países productores, al punto que determina ampliamente su(s) política(s). Y desde hace ya décadas, el mundo ha ido tomando conciencia de que la energía influye además en otro aspecto esencial: el cambio climático. 

Por PLANETE ENERGIES*

 
A continuación se presentan seis aspectos clave para entender el status quo mundial en materia de geopolítica energética:

 

1. El surgimiento de China como consumidor principal reestructura el plano mundial

El equilibrio entre grandes potencias es un indicador/medidor histórico en la geopolítica. Tomando como criterio la evolución del consumo de energía primaria (es decir, que se obtiene por vía directa de la naturaleza como la solar, la eólica y la geotérmica; a diferencia de la energía secundaria, que requiere ser procesada para su consumo), un reflejo del crecimiento económico, dos zonas solían llevar siempre la delantera estadística: Estados Unidos y Europa. En el 2000, Estados Unidos consumía 2269 mtep (millones de toneladas equivalentes de petróleo) y Europa 1853, abarcando estas dos regiones cerca de la mitad del consumo total mundial. China consumía 1161 mtep. Ahora bien, en 2013, Estados Unidos y Europa consumieron cada uno ligeramente menos que en el 2000, notablemente después de la crisis económica de 2008, mientras que China sobrepasó los 3000 mtep. China se ha convertido entonces en la protagonista dentro de las grandes potencias energéticas mundiales.

Otros países más han emergido: de 2000 a 2013, India ha aumentado su consumo en un 80%; Brasil en más de 50%. Rusia, actor geopolítico mayor de la segunda mitad del siglo XX, no ha progresado más que un 18%. El mapa mundial se ha reestructurado pues totalmente.

consumo mundial de energía

Fuente: Enerdata

 

2. Hacia la autosuficiencia energética de Estados Unidos

Gracias al gas de esquisto (shale gas, en inglés), Estados Unidos es ya autosuficiente en materia de gas natural y comenzará a exportarlo de aquí a 2016-2017. Su autonomía en materia de petróleo ha pasado de un tercio en 2005 a un 62% en 2014. Dicha autonomía podría incentivar a que Estados Unidos se preocupase cada vez menos por las convulsiones internas del Medio Oriente y como consecuencia fomentar una retirada progresiva de esta zona. Sin embargo, no parece del todo probable que pudieran pretender por ello ceder a otras potencias la protección del Golfo, la cual llevan encabezando desde hace décadas.

 

3. Las energías fósiles permanecerán un tema central de discusión en las negociaciones geopolíticas de los próximos decenios

¿Como satisfacer la demanda creciente de energía en los países emergentes, es decir, asegurar su acceso a los recursos? En el escenario medio de la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) la fracción de energías fósiles (carbón, gas y petróleo) pasará del 81% en 2011 a 76% para el 2035. Como objeto de comercio global, el control del suministro de energías fósiles permanecerá en el centro de las rivalidades entre potencias.

 

4. El cambo climático como talón de Aquiles del actual sistema energético

¿Cómo conciliar la preeminencia de energías fósiles y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero? Un nuevo factor se ha incorporado a los debates energéticos: la amenaza del calentamiento global. Se trata de un factor serio que desestabiliza el actual sistema energético. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), si se quiere impedir que, para el 2100, la temperatura media del planeta se eleve en más de 2°C —en relación con la temperatura de la época preindustrial, es decir, mediados del siglo XVIII—, es necesario no solamente reducir las emisiones de gases de efecto invernadero sino ¡hacerlas completamente nulas entre 2060 y 2100! Es éste el objetivo primordial/último de las discusiones a nivel multilateral que promueve la Organización de las Naciones Unidas.

 

5. Energías renovables y energía nuclear

Además del hecho de ser en gran medida libres de contaminación carbónica, las energías renovables y la energía nuclear tienen la ventaja de estar localizadas en los territorios propios de las naciones y, por consiguiente, no ser objeto de rivalidades geopolíticas directas (incluso cuando, evidentemente, hay aspectos económicos importantes en juego en la implementación de las tecnologías necesarias para su producción). Las energías renovables, y particularmente la solar-fotovoltaica, están siendo desarrolladas rápidamente en China, Europa y Estados Unidos: de aquí a 2035, la energías renovables representarán cerca de un tercio de la producción total de electricidad, según la Agencia Internacional de la Energía. La energía nuclear permanecerá en uso con una clara inclinación en dirección al Oriente (China, India, Rusia).

 

6. El papel de las nuevas tecnologías y la innovación

Eficiencia energética, mejor utilización de la biomasa y del calor, vehículos eléctricos, explotación de hidrocarburos no convencionales y en zonas difíciles, captura y almacenamiento de CO2: con cada nuevo obstáculo, las tecnologías progresan. Queda bajo la responsabilidad de los grandes grupos industriales el desarrollarlas —asegurándose con ello además un papel en las negociaciones geopolíticas.

El progreso tecnológico fomenta la innovación. Ésta refleja también la nueva situación. China ha dejado de ser la fábrica del mundo: “Made in China” poco a poco va cediendo su lugar a “Designed in China”. La segunda economía global ha presentado un tercio de las 2,6 millones de demandas de patentes en el mundo en 2013 (en todos los sectores), según un reporte de diciembre de 2014 de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO, por sus siglas en inglés).

 

Bibliografía:

(1)  Mapa interactivo de Enerdata : https://yearbook.enerdata.net/

(2) Reporte WIPO : http://www.wipo.int/edocs/pubdocs/en/wipo_pub_941_2014.pdf

(3) Homepage de la Agencia Internacional de la Energía: http://www.iea.org/

 


* Traducido por Félix Martínez Hockauf. Texto original en Planeta Energies